El arte Románico no se desarrolló igual en todos los países.
En Francia tuvo que vencer el impulso carolingio, mientras en España fue necesario que se diluyeran las artes prerrománicas .

España recibió el Arte Románico a través de los estímulos del exterior, ya fuera desde las zonas catalanas en el Primer Arte Románico, o desde las francesas de la Borgoña en el Segundo Arte Románico, o con origen en la zona de París para acoger el Tercer Arte Románico, porque no era un arte autóctono, sino importado, y por consiguiente había que esperar para poder después producir y reproducir conforme a los modelos que se recibían.
España fue siempre un país periférico con respecto a los centros creadores del Arte Románico, que al final había de arrasar con las culturas y actitudes arqueológicas anteriores



El término Arte Románico no tiene un sentido unitario . Las últimas investigaciones señalan y admiten tres etapas con cronologías diferentes para poder clasificar el período al que referimos.

  • El Primer Arte Románico comienza a finales del siglo X, en torno al año 950 para finalizar en el segundo tercio del siglo XI, en la fecha aproximada de 1075.
  • El Segundo Arte Románico ó Románico Pleno se inicia en el tercer tercio del siglo XI y llega hasta el tercer tercio del siglo XII.
  • El Tercer Arte Románico de Inercia, en Descomposición, Tardorrománico, Cisterciense, Primer Gótico, Protogótico, que con todos esos nombres se le reconoce, empieza en el tercer tercio del siglo XII y finalizaría en el primer cuarto del siglo XIII.

Debe dejarse bien claro que estas cronologías clasificatorias son las que se aportan para el Arte Románico español, que si bien se ajustan con dificultad a las europeas van a diferir mucho más con respecto a algunas regiones de la península donde llega con más lentitud, como es el caso de Galicia, y para la que conviene alargar esos períodos aproximadamente unos 50 años más en los casos del Segundo y Tercer Arte Románico.

(Texto adaptado. Original: F.Javier Ocaña. Amigos del románico)