Tercera gran pérdida: FACUNDO CABRAL

Trovador y poeta del siglo XXI, asesinado a tiros en Guatemala.Si quieres tener más información, entra en este enlace : Dolor y rabia





Segunda gran pérdida: JOSÉ ANTONIO LABORDETA
Nos dejas tu "Albada de la ausencia" , aunque te vas, no te has ido maestro.







Zamora, el sitio de mi recreo.

Primera Gran pérdida:
Nadie mejor que el gran ANTONIO VEGA para expresar sentimientos, descansa en paz poeta del mundo.







Sabe que en cada flujo, en cada ola
hay un impulso mío hacia ti. Sabe
que tú me resucitas como el ave
resucita la rama en que se inmola.

Si tu supieras cómo no estás sola
como te abrazo, lejos, cuanto cabe.
Pon el oído, para que se lave
mi corazón como una caracola.

Y oirás, no el
mar, sino la tierra mía
hecha con el espacio más abierto
Y oirás su voz, mi voz que yo quisiera

meterte por el alma cada día,
clara como tu nombre, al descubierto
como este mar de amor mío que espera.
(Claudio Rodríguez)


Añoranza no sólo del entorno sino también de los amigos que he dejado en él:
Anibal del Pozo,compañero de trabajo y de coral -"Aula Magna"- ahora ya disfrutando de la jubilación, autor de este video y la inconfundible voz de Luis Ramos cantando cómo no poemas del ilustre poeta zamorano Claudio Rodríguez

Éste es "El SITIO DE MI RECREO", por eso y en homenaje al recientemente fallecido Antonio Vega os incluyo este magnífico tema, espero que os llegue tanto como a mí:

EL SITIO DE MI RECREO
Donde nos llevó la imaginación
donde con los ojos cerrados
se divisan infinitos campos

Donde se creó la primera luz
germinó la semilla del cielo azul
volveré a ese lugar donde nací

De sol, espiga y deseo
son sus manos en mi pelo
De nieve, huracán y abismos
el sitio de mi recreo

Viento que en su murmullo parece hablar
mueve el mundo y con gracia le ves bailar
y con él el escenario de mi hogar.

Mar bandeja de plata, mar infernal
es un temperamento natural
poco o nada cuesta ser uno más.

De sol, espiga y deseo
son sus manos en mi pelo
De nieve huracán y abismos
el sitio de mi recreo,

Silencio, brisa y cordura
dan aliento a mi locura
Hay nieve, hay fuego, hay deseos
allí donde me recreo
Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,
lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño se queda sin hojas.
Al fin la tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,
esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.

Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida,
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas.

Por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple,
y a las cosas simples las devora el tiempo.
Demórate aquí, en la luz mayor de este mediodía,
donde encontrarás con el pan al sol la mesa tendida.

Por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple,
y a las cosas simples las devora el tiempo

(Armando Tejada y César Isella)