Monasterio_cisterciense.Moreruela(Zamora).jpg

El Monasterio Cisterciense de Moreruela "nació de una manera oscura en el siglo IX y pronto se convirtió en una de las fundaciones cistercienses más importantes de la Edad Media"

Su dominio era tal que no sólo abarcaba los territorios de la provincia de Zamora, sino que la expansión llegó hasta la provincia de Salamanca y la zona portuguesa de Bragança.

Todo este esplendor quedó sepultado tras la desamortización sufrida en el siglo XIX.

D. Pedro de Mendoza fue un cardenal que dirigió la diócesis de Osma antes de hacerse cargo de la abadía de Moreruela.
En las ruinas del monasterio se ha encontrado la matriz de su sello, pero al parecer se trata de una falsificación:
"Es una pieza realizada sobre pizarra y con muy poco oficio, por lo que rápidamente se desacreditó su autenticidad" según el guía del Museo Provincial de Zamora.
Aunque no deja de ser singular que apareciera precisamente esta falsificación en el propio Monasterio.

Entre los objetos encontrados en las excavaciones destaca la vajilla y sobre todo una copa que aparece tallada en bronce dorado y con detalles de plata. La diferencia con el resto de objetos es que "esta copa no apareció durante las excavaciones, sino en una tierra que ya se encontraba removida. Ante esto se puede pensar que la copa perteneciera al ajuar del abad del Monasterio"copa está erosionada por el paso de los años, pero conserva su carácter señorial.

Si quieres tener más información en torno al ARTE RELIGIOSO, entra en este enlace.

Si quieres profundizar en la ORDEN DEL CÍSTER, entra en este enlace.

monasterio_Moreruela.gif


La orden del Císter fue una de las más importantes en la Europa medieval y tuvo una gran influencia no sólo religiosa, sino política, social y muy especialmente arquitectónica. En una época conflictiva la nueva orden del Císter plantea una vuelta a la perfección a través de la observancia de la regla de San Benito, una vuelta al “ora et labora”, tras el intento de Cluny medio siglo antes. La austeridad, la disciplina y el trabajo inspiran la organización de los monasterios, que además buscan la autosuficiencia económica.


Todos esos valores configuran una arquitectura muy especial, sin decoración, de muros limpios que no distraigan a los monjes de su tarea y orientada a la vida conventual.


Los grandes monasterios cistercienses se extendieron durante los siglos XII y XIII desde Escocia hasta Oriente Próximo. Bernardo de Clareval, que fue el artífice de la expansión de la orden, consiguió que llegara a tener hasta 762 monasterios. Muchos de ellos se perdieron completamente y de otros, solo quedan ruinas que permiten hacerse una idea muy precisa de lo que fueron. Todos los monasterios del Císter tienen una estructura parecida, basada en la “austeridad”.


Precisamente, en el origen de la orden estaba la denuncia de la suntuosidad de Cluny y, por oposición a ella, la adopción de la sencillez y la sobriedad en todos los aspectos de la vida monástica; también, por supuesto, en las edificaciones abaciales. En un principio las construcciones que componían las múltiples dependencias monacales, iglesia incluida, solían ser de madera, adobe o un humilde mampuesto. Las grandes realizaciones en sillería pétrea formando recios muros y amplias bóvedas que han llegado hasta nosotros son obras de la época más magnificente y, por lo mismo, más duraderas. Aun en éstas se advierte la falta de ornamentación, la carencia de elementos superfluos y la adusta desnudez de los paramentos; nada debía haber que pudiera distraer a los monjes: ni pinturas, ni esculturas, ni cromáticas vidrieras.

monasterio_moreruela2010-11-19_IMG_2010-11-19_.jpg



Las abadías cistercienses respondían a un vasto programa constructivo que comprendía instalaciones tan diversas como la hospedería, la enfermería, el molino, la fragua, el palomar, la granja, los talleres y todo aquello que prestara servicio a una comunidad autosuficiente.
(Fuente: La Opinión de Zamora.19-11-2010)

LA METEOROLOGÍA PROVOCÓ EL DERRUMBE DE MORERUELA.

Durante años se ha estado planteando si el derrumbe del monasterio se debió a causas humanas o climatológicas.
En el artículo que podéis encontrar en el enlace explica José Luis Campano que "en el subsuelo del monasterio hay arcillas expansivas que agrietaron los muros y desestabilizaron la estructura ".