Imaginemos cómo sería el soporte técnico en la Edad Media y, de paso, nos echamos unas risas.